Proyecto ortográfico Acentos perdidos

Eran otros tiempos, ya casi ni me reconozco. Pero allá por 2009, durante mi tiempo como redactor en agencias de publicidad y a modo de campaña de guerrilla, comencé un proyecto en pro de la ortografía callejera que, gracias a un puñado de entusiastas del idioma, se replicó en varios países de habla hispana. Más que ir tras lo incorrecto, Acentos perdidos combatía la apatía. Más que lo correcto, promovíamos la actitud.

234-Si lees - Fotográfica.jpg

El proyecto dio pie a un cuento infantil, una obra de teatro, un documercial de Sprite y una TEDx Talk que titulamos Ortografía e identidad. Felizmente, de Harlem a la Patagonia y de Ciudad Juárez a Cantabria o a Jaén, varios maestros de distintas latitudes compartieron en sus aulas el mensaje y aquí están algunas de las intervenciones que hicieron sus alumnos, tanto en el blog principal como en los que fueron surgiendo.

Yeka Andreina y cía - Tildetón Barinas papelería torre.jpg

Ha pasado casi una década y, junto a Lorena, Marcelo, Haroldo, Rodrigo, Garbiñe o César, quedan muchas personas a las que agradecer. Al cabo de varios años y países, me parece que el respeto por una lengua sólo consiste en apropiársela, pertenecer a ella y disfrutarla. El respeto no impide casi ninguna forma de creación, ni siquiera las aparentemente transgresoras. La lengua es algo vivo y, con conciencia y actitud, no hay quien quiera de ningún modo restringirla.