Isla Alta: atrapados entre fango y flores

Portada Isla AltaEn un paraje de nombre Curupaytí, desde atrás de su alambrado, un campesino paraguayo explicaba que a algunos pueblos allí los llaman islas[1] porque están en un pequeño monte —bosque—. Aunque un letrero rezaba “zona urbana”, Isla Alta, el kilómetro 305 del desmantelado Ferrocarril del Paraguay…

[1] Juan E. Aguiar, lingüista paraguayo, define isla como “pequeño bosque en medio del campo”.

[Texto y fotos. Versión en línea, aquí. PDF, en breve.]

________

Este relato inaugura la sección de crónica de viaje El Buscarril.

Publicado en la revista Variopinto, nº 29. México, DF, 1 de noviembre de 2014.

Anuncios